En la Web En el Sitio________Powered by NGD
Home | Guitarristas | Entrevistas | Artículos | Lecciones | Tabs | Servicios | Audio Digital | Blog Nosotros Contacto 10
Por Manolo Yglesias .// Artículos
Grandes Maestros de la guitarra flamenca (2da. parte)

Al finalizar la guerra civil española (1936-1939) tuvimos dos Grandes Maestros de la guitarra flamenca a un mismo tiempo: Uno en España: el sevillano Manuel Serrapí, mejor conocido como el "Niño Ricardo", discípulo de Javier Molina, acostumbrado a acompañar a los mejores cantaores de su época. Desarrolló un talento, una profundidad y una creatividad en su toque, que lo distinguieron siempre como un genio, aunque su técnica no fuera extremadamente pulcra ni, mucho menos, virtuosa. El otro, en América, más precisamente en Nueva York, en los Estados Unidos: de nombre Agustín Castellón y de apodo "Sabicas", era un gitano nacido en Pamplona, otro niño prodigio, verdadero virtuoso de la guitarra, que hizo su debut a los ocho años.

El mismo decía que aprendió solo, pero reconoció haber sido influenciado por Don Ramón Montoya y por Manolo de Huelva. A pesar de su larga ausencia de España (desde 1940 hasta 1967), "Sabicas" desarrolló un estilo muy flamenco y personal, además de virtuoso, que sirvió de inspiración a muchos tocaores de todo el mundo, debido a su prolífica carrera discográfica. Lamentablemente, esa misma ausencia le valió la indiferencia del público español y una pérdida de aire, al no estar en contacto permanente con las fuentes del flamenco. Por esa época, eran figuras en España: Melchor de Marchena, como inspirado acompañante del cante, Manuel Cano (discípulo de Montoya, y el gitano Juan Maya, "Marote", entre otros. Debido a la emigración de posguerra, hubo muchos tocaores que continuaron sus carreras en América, como Mario Escudero -de lucida actuación en dúos de guitarras junto a Sabicas y talentoso compositor de un estilo muy personal-, Juan Serrano -dueño de una técnica virtuosista- y Carlos Montoya, sobrino del Gran Maestro -de una fama extraordinaria, inclusive superior a la de Sabicas, pero infinitamente inferior en lo que respecta a técnica e inspiración- todos ellos residentes en Nueva York.

David Moreno -fino guitarrista-, continuó su carrera en la ciudad de México, y Esteban de San Lúcar -extraordinario compositor de fantasías flamencas y de gran inspiración-, en Buenos Aires y Caracas. Y llegamos a nuestros días, donde irrumpe el cuarto y último de los Grandes Maestros de la guitarra flamenca. "Paco de Lucía", seudónimo que esconde su verdadero nombre: Francisco Sánchez. Nacido en Algeciras, fue otro niño prodigio que desde temprana edad irrumpió en el mundo del flamenco con una fuerza arrolladora, cambiándolo todo. Uno de esos fenómenos que nacen en España cada 20 ó 30 años y que parecen decir: la guitarra flamenca, una hasta mí, otra después de mí. Y eso es un Gran Maestro. Sólo es de esperar que la incesante búsqueda de nuevos horizontes musicales en que siempre se encuentra no lo arrastre a abismos, de los cuales cuesta mucho volver, por su bien y por el bien del flamenco que tanto amamos. Su generación, nuestra generación, ha dado tocaores de excepción como Víctor Monge, "Serranito" y Manolo Sanlúcar que, junto a Paco de Lucía lideran la guitarra flamenca actual, con una técnica renovada, con nuevos acordes, nuevas armonías, una nueva dinámica y, sobre todo, un nuevo y renovador aire.

Vaya aquí nuestro reconocimiento para todos aquellos tocaores que no hemos nombrado, pero que, desde su afición y amor por la guitarra han contribuido de una forma u otra a su engrandecimiento y a llevarla al lugar de privilegio que hoy tiene el Toque Flamenco.


Volver Copyright 2003-2007 © www.elguitarrista.net