En la Web En el Sitio________Powered by NGD
Home | Guitarristas | Entrevistas | Artículos | Lecciones | Tabs | Servicios | Audio Digital | Blog Nosotros Contacto 10
Por Manolo Yglesias .// Artículos
La guitarra flamenca

Los ilustres ascendientes de la guitarra española, aparecen oscurecidos en las brumas medievales. Cuando en el siglo VII los árabes invaden España, introducen su instrumento de cuerdas, el Laúd, pero ya había en la península otro tipo de instrumento, la Guitarra Latina, heredera de la Cítara Griega importada por los romanos, a su vez procedente de la Kéthara Asiria, la cuál, según el testimonio del Arcipreste de Hita en su Libro del Buen Amor, convivía aún en el siglo XVI con la Morisca, hermana del Laúd de los Árabes, teniendo ambas diferentes características musicales, mientras la Guitarra Latina ó Clásica Castellana se rasgueaba, la Morisca se punteaba.

Así es como podemos entender, en un plano hipotético, que la Guitarra Flamenca terminase utilizando el dinamismo armónico del rasgueado de la primera y la delicadeza melódica de las segunda. Parece ser que el poeta y músico persa Ziryab añadió una quinta cuerda, (la prima), a las cuatro que tenía la tradicional Guitarra Hispano-Árabe, competidora de la entonces muy aristocrática Vihuela, prima hermana del Laúd, muy popular en el resto de Europa. Finalmente Basilio, profesor de música de la reina María Luisa, esposa de Carlos IV, completó el actual encordado añadiendo la sexta cuerda ó bordón. La aparición en escena de la Guitarra Flamenca es incierta. Sabemos que los más puros y venerables cantes y bailes flamencos no utilizaban ningún tipo de acompañamiento musical.

Su ejecución se apoyaba exclusivamente en el son ó compás que se realizaban con las palmas, bastones sobre el suelo, nudillos y dedos sobre las mesas, taconeos, zapateos, etc.. Pero cuando se abren los primeros Cafés Cantantes, es decir , cuando el flamenco sale ya decididamente del anonimato de las familias gitanas, entonces sí aparece la guitarra como complemento y colaboradora del cante y del baile flamenco, siendo su primer y único instrumento de cuerdas. La Guitarra Flamenca moderna es la pariente más cercana que tiene la guitarra clásica, ya que ambas tienen iguales ancestros y están construidas esencialmente con las mismas técnicas y elementos. En los finales del siglo XVIII la Guitarra Española era una sola, tenía seis cuerdas ajustadas con clavijas de madera, tapas de pino y caja angosta de ciprés ó palo santo y se utilizaba indistintamente para la música clásica, popular ó flamenca.

Fue Antonio de Torres, de Sevilla, que a mediados del siglo XIX produjo la separación de las dos guitarras, usando definitivamente el palo santo brasileño para la caja y la innovación del clavijero mecánico, entre otras cosas, para la Guitarra Clásica y utilizando para la Flamenca el ciprés español para una caja de aros más angostos, menor espesor de las maderas, diferentes posiciones de las costillas, menor altura de lo huesos de los puentes, manteniendo las clavijas de madera y colocándole los golpeadores (en esa época todavía de madera, hoy de plástico transparente ó blanco), para proteger la tapa de los golpes y raspaduras de las uñas al tocar, además de otros elementos que le otorgaron su característica liviandad de peso, tono brillante y potencia de sonido, en contraste con la profunda resonancia y dulzura de la Guitarra Clásica.
Últimamente ha aparecido una nueva guitarra llamada "negra" por el uso del palo santo en los aros y fondo que le da al instrumento un sonido de más cuerpo y mayor volumen muy apreciado por los solistas del flamenco, aunque carece del distintivo tono de la Guitarra Flamenca tradicional.


Volver Copyright 2003-2007 © www.elguitarrista.net