En la Web En el Sitio________Powered by NGD
Home | Guitarristas | Entrevistas | Artículos | Lecciones | Tabs | Servicios | Audio Digital | Blog Nosotros Contacto 10
Por Sergio Valor © 2005 .// Entrevistas
 
Diego Mizrahi

Tiene editados varios libros y videoclínicas a través de la firma Ricordi, los cuales son vendidos en toda Latinoamérica. En enero de 1999 salía elegido como guitarrista del mes por la revista Anglo-Española Guitarra total. Dirigió su propia banda, La Mizrahi Blue Band, con la que grabó tres CDs y con la cual realizó tours por la costa oeste de USA en los años 1997, 1998, 1999 y 2000. Allí actuaron junto a Santana, Jeff Baxter, Ozzomatli. En el año 1997 ingresaron en los primeros puestos de los Charts de rock en Español en radioemisoras de Las Vegas y Los Angeles. En el 2000 fueron elegidos por Leon Hendrix, hermano de Jimi, para ser la banda del propio Leon, con el que dieron un concierto en homenaje a su hermano en el Coconut Teaser de Hollywood. Actualmente acaba de editar su segundo disco como solista "18 Kilates", que presentará el próximo 2 de Abril en el ND Ateneo.

¿Cómo fueron tus comienzos con la música?
Empecé como muchos, tocando folclore, y mi primer instrumento fue el bombo legüero. Cuando era chico mis viejos me mandaron a una escuela de arte, que se llamaba Labarden, en la cual aprendí música, danzas folclóricas, teatro, plástica y expresión corporal. Comencé tocando instrumentos autóctonos, como el pingullo, el sikus, la quena, el bombo y por último la guitarra. Lo que mejor tocaba era el bombo legüero, tenía buen ritmo para las zambas y chacareras, pero cuando agarré por primera vez la guitarra a los 7 u 8 años supe que iba a ser para siempre, que ese era mi instrumento. Después de esa época tengo como una nebulosa, porque no recuerdo nada de lo que hice hasta los catorce años, que fue cuando me compré mi primera guitarra eléctrica. Recuerdo que un día apareció un amigo con una guitarra eléctrica Faim y me volví loco.
Me la prestó por un tiempo y como no tenía dónde enchufarla, le saqué la púa a un tocadiscos que tenía y conecté la guitarra a los cables pelados que quedaron, y así el sonido salía por el parlante del Winco. Esos fueron mis primeros pasos con la guitarra y pasó mucho tiempo hasta que me diera cuenta que lo que yo quería era tocar rock. Estudié con un profesor de barrio que me enseñó teoría, solfeo, folclore, partituras y yo estaba tan contento con la guitarra que me bancaba todo eso, no me interesaba, pero me lo bancaba. Y de apoco empecé a descubrir el rock.

¿Y la guitarra eléctrica?
Y, a los 16 o 17 años empecé a estudiar con Walter Malosetti jazz. Te estoy hablando de hace 25 años atrás, cuando no había internet, ni libros, ni videos. Y ahí empecé a estudiar con él lo que para mí era lo más parecido al rock. Descubrí el jazz, y que el viejo era un fenómeno, lo conocí a Javier, a otros guitarristas como Fico de Castro - con el cual intercambiábamos yeites - y empecé a juntarme con amigos a estudiar y zapar. Después mi viejo me anotó para estudiar en el conservatorio Manuel de Falla, y ahí hice algunos años. Luego me pasé al Nacional, que era más enfocado al instrumentista. Mientras tanto comencé también en la escuela de música popular de avellaneda. Después de un tiempo descubrí que el Nacional no era para mí y seguí solamente en la escuela de Avellaneda. En el tercer año abandoné. Lo que hice a lo largo de mi carrera de estudiante era extraer de cada lugar de estudio lo que más me interesaba, y una vez que lo obtenía me largaba. Luego empecé a prepara el examen para ingresar al M.I. en EEUU, para el cual me preparó el guitarrista Daniel Pellegrini. Entré al M.I y cursé un cuatrimestre, pero por cuestiones de dinero no pude seguir y me volví. Allí tome clases con Scott Henderson, Joe Diorio... Cuando volví me gané una beca para Berklee de Boston (E.E U.U) pero la verdad no quería estudiar más, quería empezar a tocar. Así que no la usé. En ese momento comencé a colaborar en algunas revistas de música.

¿Ahí comenzaste con El Musiquero?
Sí, justo cuando volví de Los Angeles comencé a escribir en esa revista, en la que estuve durante diez años.

¿Cómo surgió la revista Music Expert?
Surgió a raíz de que un día un alumno me trajo una revista de estas españolas, Guitarra Total, y me encantó, pero ví que solo cubría la parte de guitarra así que pensé que se podría hacer una revista que enseñara también otros instrumentos. Otro de los motivos por los cuales comencé Music Expert fue porque era muy difícil por aquel entonces sostener la banda, era difícil conseguir una nota, salir en la cartelera y, obviamente, tener mi propio medio podría ayudar muchísimo a mis proyectos. A esta altura la revista El musiquero venía trastabillando y le llevé la propuesta al dueño de hacer otra revista nueva pero además acompañada de un CD, pero como no tenía un mango me dijo que no. Entonces empecé a buscar inversores para llevarla a cabo yo mismo. Por aquel entonces editábamos los discos de mi banda por un sello que tenía varios grupos conocidos en su catálogo. Con el productor del mismo empecé a pegar buena onda, le presenté el proyecto y le pareció buenísimo, entonces lo convoqué también a Eduardo de la Puente, que en ese momento tomaba clases conmigo. Estuve preparando durante seis meses todo el negocio, el productor me presentó a la imprenta, etc.. y cuando tenía listo el numero 1 de la revista y había que poner la plata para imprimirlo, el capitalista desapareció, se lo tragó la tierra. Imaginate que fue un problema porque había comprometido a un montón de gente. Me empezó a agarrar la desesperación hasta que conseguí un préstamo familiar y la revista salió adelante y terminó siendo exportada a toda Sudamérica. Luego llegó la posibilidad de trasladar el formato de revista a la televisión y eso fue un éxito contundente, tanto para nosotros como para Music Country, que era la señal por la cual salíamos al aire. Nunca habían tenido tanto éxito con un programa. Ganamos premios, reconocimientos, la Secretaría de Cultura nos nombró programa de interés cultural... O sea, logramos muchas cosas que para nosotros eran una novedad; la verdad fue un éxito total, sin precedentes, una experiencia muy linda.

Ahora en tu carrera solista ¿el blues quedó atrás?
El blues es la música que me gusta de toda la vida. Yo estoy todo el día tocando blues, amo la música negra, amo a los negros y amo el blues. Y en mis discos instrumentales hay mucha negrada. por ejemplo, en el primer tema del último disco, el riff es muy power pero la melodía es blusera y las progresiones también, obviamente en un contexto distinto, de rock instrumental, donde puedo plasmar todas las cosas que fuí aprendiendo durante tantos años y que me gusta hacer con la guitarra como solista.

¿Cómo fue el proceso de grabación de "18 Kilates"?
Hice la preproducción aquí en mi estudio. Estuve aproximadamente un año para elegir los temas del disco, ya que hice 30 demos y me quedé solo con 12. La grabación de las violas las hice en mi estudio y utilicé una batería electrónica como guía. Después fuí al estudio El Zoológico y el batero grabó arriba de las baterías electrónicas. Después el bajista y el tecladista. El proceso fue de atrás para adelante.

¿Y las guitarras las volviste a grabar?
Alguna puede ser. Pero, por lo genera,l cuando voy al estudio para que grabe el batero trato de que ya esté la viola definitiva, para que él toque escuchando el solo y lo acompañe. Además, de esta manera me aseguro de que el tempo sea perfecto, porque si el tiempo se empieza a mover me pone muy nervioso.

La producción ¿es toda tuya?
Sí, el único que me dió una mano es Augusto Milharcic del estudio El Zoológico. Él ya sabe lo que a mí me gusta y confié en su capacidad.

¿Qué expectativas tenés para la presentación del disco en el Ateneo?
Vamos a presentar el material nuevo. Es un show largo con muchos invitados entre los cuales estarán Valentino, Gillespi, Javier Malosetti y Black Amaya para tocar en el tema "Desconfio" de Pappo, que siempre hago en mis conciertos porque me gusta mucho. Va a ser un show entre amigos.

¿Cuál es tu equipamiento?
Tengo varias marcas que me sponsorean. Entre ellas están la fábrica de cuerdas GK, amplificadores Randall, guitarras Washburn, Wild Pro - que son una violas nacionales que tienen un diseño impresionante. Toco también con una guitarra Yamaha Pacifica 1221, una Gretsch y efectos Digitech.

Algún consejito...
Mi consejo es que cada uno tiene que vivir su propia experiencia y hacer su propia carrera. Y si te gusta la música, hace música, trabajá para ella, pensá en música, y disfrutala.






Copyright 2005 © www.elguitarrista.net
Volver Copyright 2003-2007 © www.elguitarrista.net